Haz clic aquí y rellena los campos requeridos. Recibirás una respuesta a la
mayor brevedad posible. Para poder confirmar la cita es necesario poner una fianza en un límite de 48 horas desde que nos ponemos en contacto contigo. Las citas deben ser canceladas o modificadas con al menos 48 horas de antelación para
conservar el depósito.

Solo tatuamos a menores de edad a partir de 17 años, con firma de consentimiento por parte de su tutor legal.

Todo depende de la dificultad, del tamaño, de la cicatrización de cada cuerpo, etc., pero en general un tatuaje tarda más o menos entre una y dos semanas en curarse.

Es importante tener las manos limpias antes de proceder a limpiar el tatuaje. Después de haber pasado unas tres horas, empieza a retirar el film que te ha puesto el tatuador. Tienes que limpiar muy bien toda la suciedad, procurando que no quede nada, ya que si se queda algún resto puede dificultar la curación del tatuaje.

Una vez limpio, tienes que secar con papel de cocina y dejarlo al aire libre unos cuantos minutos para que se seque del todo. Cuando ya esté seco, vuelve a cubrir con film transparente. Siempre por la parte interna. La parte externa puede contener bacterias.

Este proceso se realizará los dos primeros días, manteniendo el plástico las dos noches enteras. Cuando deje de supurar, empezaremos a darle crema y nos olvidaremos del film. La capa de crema tiene que ser muy fina y tiene que estar bien esparcida. Una vez con crema, puedes dejarlo expuesto al aire libre.

Ten en cuenta que el exceso de hidratación puede afectar negativamente al tatuaje. Por eso recomendamos aplicar capas muy finas de crema.

Repite este proceso 3 o 4 veces al día durante un período de una semana más o menos.

Es importante…

  • No mojar el tatuaje recién hecho en el jacuzzi, piscina o el mar
  • No expongas a tu nuevo tatuaje a la luz solar directa.
  • Evita ir al gimnasio o hacer deportes de contacto durante los dos primeros días de curación
  • No dejes que tu tatuaje se adhiera a la ropa.
  • No uses esponja para limpiar tu tatuaje recién hecho.

Los primeros días se puede inflamar la zona e incluso puede adquirir un color rosáceo. Se pueden tomar antiinflamatorios y aplicar un poco de frío para aliviar la zona. También soltará exceso de tinta, sangre…; es totalmente normal, pero hay que asegurarse de mantener siempre limpio el tatuaje.

Después de un par de días, la piel de la zona empezará a pelarse, esta reacción produce picor. Eso significa que la herida se está secando. Es un proceso natural de curación.

No hay que frotar ni estar tocando el tatuaje mientras se esté sanando. Sólo se podrá tocar con las manos limpias previamente. Cuando el tatuaje esté curado, puedes empezar a hidratar la zona con la crema que uses habitualmente.

No te quedes con las ganas

Pregúntanos lo que quieras o pide cita aquí